Cómo controlar las rabietas

A medida que los niños se van haciendo mayores empiezan a aparecer las temidas rabietas. Es un proceso normal y sano en el desarrollo de la personalidad del niño. Este post da claves para el control de las rabietas desde un punto de vista de la crianza respetuosa con el niño.

Rabieta

Foto de sean dreilinger en Flickr

¿Qué son las rabietas?

Lo bebés nacen con un apego muy grande hacia sus padres. Dependen totalmente de ellos para su seguridad, alimentación y cuidado. Es una cuestión de supervivencia. Al poco tiempo el bebé inicia su desarrollo: empieza a desplazarse solo, a comer sólidos, a crecer y con ello disminuye un poco su apego y aumentan sus necesidades de independencia.

Hasta ahora era casi una extensión nuestra, nuestro yo y el suyo eran el mismo. Sin embargo, ahora se siente una persona diferente, única, distinta de la madre o el padre. Y aparece en un momento difícil porque el niño no tiene suficiente vocabulario ni experiencia para expresar todo lo que siente.

Y en este punto aparecen las rabietas, como una expresión de individualidad de su personalidad contrastada con la del adulto. Esta negación le puede generar sentimientos de frustración y de incomprensión, ya que las personas a las que más quiere (sus padres) no le entienden y se enfadan él o le rechazan. Estos sentimientos pueden estallar en forma de rabieta: gritos, llantos, tirarse al suelo… Una forma muy primitiva que tiene el niño de comunicar que no entiende lo que está pasando. Una lucha interna entre lo que mis padres quieren que haga y lo que yo, por naturaleza, necesito hacer.

Rabieta

Foto de Peter Stinson en Flickr

¿Cuando y porqué aparecen?

La etapa de las rabietas forma parte de la evolución normal del niño. No aparecen porque el niño quiera “retarnos”, “fastidiarnos”, “mandar” ni nada por el estilo. El niño siente una frustración que no sabe canalizar. Nosotros lo pasamos mal, pero ellos también.

Aparecen alrededor de los 12 meses, siendo su punto álgido entre los 2 y 3 años. Cuando el niño aprende a expresarse mejor y empieza a dominar sus emociones, las rabietas empiezan a disminuir hasta desaparecer. Esto suele ocurrir entorno a los 4 años.

¿Qué hacer ante una rabieta?

La sabiduría popular nos dice que no debemos ceder ante el chantaje. Como vemos esta aproximación a las rabietas ve la situación como una especie de conflicto entre padres e hijos del que debes salir vencedor. Bajo este punto de vista los niños intentan controlarnos con sus acciones, lo hacen conscientemente para ganar el mando. Y claro, esto no se debe permitir: aquí mando yo.

Yo prefiero no estar en guerra con mis hijos, y tampoco creo que un niño de dos o tres años sea un pequeño maquiavelo manipulador. Vamos a ver si existen maneras de conducir la situación en la que no tengamos que llegar a hostilidades.

Si es posible, dale lo que quiere

Lo primero es estar atento a los signos de alerta de que viene una. Las rabietas suelen venir precedidas de frases tipo “no quiero” o “tu no, yo”. A veces incluso se acompañan de algún gesto por parte del niño. Cuando veamos uno de ellos, lo mejor es pararse a hablar con el niño y escucharle.

Cuando sepamos que es lo que quiere no hay ningún problema en ceder o pactar ante las peticiones del niño. Siempre que sea posible y no sea peligroso no hay problema en que el niño haga lo que pide. Y si no es posible, siempre se puede pactar para llegar a puntos medios y/o ofrecer alguna alternativa.

¿Qué problema tenemos con que los niños hagan lo que desean? ¿Porqué tenemos que decirles a todo que no? Los niños son personas individuales, diferentes a nosotros, y como todas las personas quieren tener libertad de acción. No puede ser completa, de acuerdo, pero tampoco tenemos que limitar sus acciones simplemente porque sí.

No le muestres lo que no puede ser

A veces hay cosas que sabemos que no pueden tener pero las tenemos a la vista, suponiendo una tentación para ellos. Una solución sencilla es ocultar aquellas cosas que quieren o le recuerdan algo que quieren. Por ejemplo, a Emma le gusta mucho pintar, y cada vez que ve un lápiz o un color, me pide pintar. Considero que cuando estamos comiendo no es un buen momento para pintar, así que escondo colores y lápices a la hora de las comidas. Si no los ve no existen y evitamos el conflicto. 

Rabieta

Foto de keno e. en Flickr

Propón otra cosa igual de interesante

Ya estás en una situación de rabieta o casi rabieta. El niño quiere algo que no puede obtener y ha entrado en ese modo. Bien, se listo (tu eres el adulto ¿recuerdas?) y no luches por ello, proponle otra cosa igual de interesante. A según qué edad los niños cambian rápidamente de foco de atención. Busca esa propuesta alternativa y deja de hacer énfasis en que no puede hacer la otra.

Un ejemplo sencillo. Hay veces que mi hija Emma no quiere que le cambie el pañal (y me resulta casi imposible sin su colaboración). En esa situación le ofrezco un cuento, un juguete, le canto una canción… Una vez está entretenida ya no recuerda el anterior conflicto.

Vale, estoy en medio de una rabieta y no encuentro propuestas alternativas

Cuando empieza una rabieta, aunque resulte difícil, es importante intentar mantenerse calmado, ya que si nosotros nos enfadamos ante la rabieta del niño, solo conseguiremos empeorar la situación volviéndola más tensa y alargándola en el tiempo. Mantén la calma y aguanta el temporal.

Otra cosa importante, que te ayudará a poner en contexto la situación, es entender que tu pequeño no es malo ni actúa de mala fe. Es un comportamiento normal para su edad y su desarrollo. El niño siempre es bueno haga lo que haga. Puede tener conductas que te gusten más o menos, pero no por eso deja de ser bueno.

Intentar reducir el número y la intensidad de las rabietas es importante para mi, igual que tratarlas de manera respetuosa para mi pequeña, así que ¡A la mochila de mi peque!

Quizás te resulte igual de interesante como a mi leer la entrevista de Ramon Soler y el artículo de Rosa Jové sobre este tema.

Anuncios

Un pensamiento en “Cómo controlar las rabietas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s