¿Menú infantil? No, gracias

La mayoría de restaurantes que conozco no se preocupan mucho por la alimentación de los pequeños. En sus menús para niños no se ofrecen platos variados y equilibrados para que los pequeños puedan disfrutar como sus padres.

Salir a comer con niños en restaurantes es una experiencia muy gratificante: el ambiente, la conversación, los nuevos sabores y descubrimientos… aunque esto último sólo si eres un adulto. Si eres un niño te espera una nueva ración de macarrones o libritos con patatas.

menú infantil

Foto de Meena Kadri en Flickr

¿Que puedes encontrar en un menú infantil?

Platos habituales:

  • Escalopa de pollo o ternera rebozada
  • Croquetas
  • Nuggets de pollo (con guarnición de patatas fritas)
  • Macarrones o espaguetis con salsa de tomate boloñesa
  • Canelones
  • Pizza

Como ves son platos hipocalóricos cuya técnica culinaria suele ser el rebozado y el frito.

Las patatas casi siempre fritas (y aseguraría que la mayoría de veces congeladas) No se ofrecen ni en puré, al horno o de otras maneras más saludables. A las verduras  no se les ve ni el pelo, ni siquiera como ensalada, que podría ser otra guarnición igualmente válida. La carne está rebozada y frita, a pesar de que con una rica salsa a los niños también les gustaría. La salsa de tomate que acompaña a los platos (la mayoría de ellos la llevan, vaya a ser que sin ella los niños no coman) casi nunca es casera. Salsa de tomate dulzona de lata que más que a tomate sabe a mermelada. Eso si no te sirven directamente ketchup. Y con el pescado pasa igual que con la verdura, no hay. De las legumbres mejor ni hablar y de postre helado. La fruta brilla por su ausencia. La bebida que suele entrar en los menús es refresco o zumo de fruta, con lo saludable que es beber agua en las comidas.

menú infantil

Foto de SteFou! en Flickr

Cuando hablo con otras madres sobre el tema, hay muchas que no ven el problema: “a los niños es lo que les gusta, y con eso es con lo que mejor comen”, dicen. Y es posible que así sea, pero de lo que me quejo es de que no tienen casi opción de elección. Si vas a comer fuera con un niño y pides “menú infantil” seguro que come macarrones o escalopa.

Muchas veces me da vergüenza ajena ver lo que sacan para los niños algunos restaurantes, y no hablo de restaurantes de medio pelo, sino también algunos de bastante nombre. En los niños no nos esforzamos mucho, porque no se quejan mucho y además ellos no pagan. Eso si, como queremos que los padres estén contentos, algunos ofrecen servicio de canguro para que los padres puedan comer tranquilos. Lo que vende no es tanto la experiencia de comer fuera sino más bien la experiencia “chiquipark”.

¿Qué puedes hacer tu para contrarrestar esto?

Parece que la mayoría de restaurantes no tienen intención de hacer ese pequeño esfuerzo, así que una cosa que puedes hacer es pedir un plato único o ración para el niño o compartir tu comida con él. De postre puedes llevarte tu alguna pieza de fruta si el restaurante no tiene postres adecuados. Si, además quiere probar el postre de papá o mamá pues ningún problema.

Fruta

Foto de stuartpilbrow en Flickr

De hecho, yo no le veo el sentido al menú infantil, puesto que los niños pueden comer lo mismo que los adultos pero en una cantidad menor. Creo que los restaurantes deberían fomentar la dieta mediterránea también entre los más pequeños y ofrecer más variedad de platos. Bastaría con que se ofrecieran raciones más pequeñas a un precio algo más económico.

Así que ¿menú infantil para la peque? No, gracias. Platos ricos y variados incluso cuando vas a comer fuera, eso si ¡a la mochila de mi peque!

Anuncios

3 pensamientos en “¿Menú infantil? No, gracias

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Los niños también pueden comer el mismo menú que los adultos pero en menor cantidad, de esta forma además, se acostumbrarían y disfrutarían de la experiencia de degustar otros platos…

  2. Hola Mar:
    Sí, a mí me da lástima ver que algunos sitios tratan de “adaptar” sus cartas con menús vegetarianos, etc… y se olvidan de que el “menú infantil” debe pasar a la historia o adaptarse.
    Aunque sea partidaria de no usar este “menú infantil”, creo que la solución no está en eliminarlo si para un importante número de familias es una solución, pero en todo caso reconvertirlo.
    ¿Por qué los niños parece que únicamente deben alimentarse de pasta con tomate y pollo? Cuando pienso de dónde debe venir el pollo se me ponen los pelos de punta…
    A mí me gustaría que, por ejemplo, se pudiera optar por platos bajos en sal o sin ella, que se ofreciera salsa de tomate “casera” sin sal, etc. Esto sí me ayudaría a sentirme cómoda cuando compartimos la comida con el peque en los restaurantes. Y además, me encantaría saber que si hay niños que siempre comen el menú típico cuando están fuera de casa, que al menos sea saludable.
    Por ejemplo, este fin de semana “le petit” ha descubierto los pescaditos fritos. Le han encantado. Además ha experimentado que el comer fuera de casa no se asocia con comer el mismo tipo de comida. Siempre hay algo nuevo para descubrir. Pero siguiendo con lo que comentaba antes, a mí me gustaría poder pedir algunas modificaciones cuando se pide el plato.
    ¿Los consumidores de café no son exigentes (largo, corto, con leche, en taza, etc.) y se les cuida? ¡Pues lo mismo! ¡Marchando una de pescaditos sin sal, por favor! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s