Desmintiendo mitos sobre crianza

Vamos a repasar unos cuantos mitos típicos sobre la crianza de los niños. Son tan habituales que podríamos decir que son “clásicos”, pero está bien comentarlos porque tristemente todavía influencian en la crianza de muchos pequeños y hacen dudar a padres y madres que podrían optar por una crianza más respetuosa.

En la mochila

Mito nº1: Dejar llorar al niño le ensancha los pulmones

No existen estudios científicos que demuestren que haya relación entre el llanto y la maduración de los pulmones.

En los últimos años ha habido una tendencia (que por suerte creo que está empezando a cambiar) a no dar importancia al llanto del bebé o a darle un mensaje equivocado a su llanto. Si le he dado de comer, le he cambiado el pañal, está limpio y no parece que le duela nada, ¿porque llora? ¡Este lo que quiere es brazos!. ¡No lo cojas que si no estarás perdida! te dicen algunas abuelas, hermanas, cuñadas y hasta las de las tiendas. Pero ¿que hay de malo en que el bebé quiera brazos? Es normal que necesite el contacto de sus padres para sentirse protegido, necesita cariño y eso se lo dan los brazos, las caricias, los besos…

Lo libros, vídeos, cursos y entrevistas del infame Dr Estivill (al que no pienso enlazar, no se lo merece) cada día más rico gracias a ellos, ayudan y dan soporte a esta línea de pensamiento.

Piénsalo bien ¿De que forma puede el bebé manifestar o expresar sus necesidades cuando todavía no sabe hablar? ¿Qué mecanismos tiene un bebé para hacernos saber lo que necesita en cada momento? Los bebes nacen sin saber hablar, su único medio de llamar la atención es el llanto. ¿Porque cubrimos sus necesidades cuando tienen hambre pero no si lo hacen cuando necesitan cariño y afecto?.

El asunto de que “se acostumbran” no es cierto, cuando los bebés crecen y aparece el habla también usan las palabras para expresar sus necesidades o puede que cuando sepa caminar venga a darnos el abrazo que necesita él mismo. De todos modos, el llanto también es una expresión válida en adultos, un adulto llorando también puede que necesite nuestra ayuda. El llanto es una forma de expresar sentimientos, no pasa nada por hacer caso a esa forma de expresión.

Llanto

Foto de Adolfo Honorato en Flickr

¿Piensas que esto es sólo una opinión mía? Según Michael L. Commons y Patrice M. Miller, investigadores del Departamento de Psiquiatría del Instituto Médico de la Universidad de Harvard, dejar llorar a los niños innecesariamente, causa en el bebé un daño permanente produciendo alteraciones en su sistema nervioso que los vuelve exageradamente sensibles a traumas futuros. No responder de forma rápida y empática a su llanto podría derivar en incidentes de estrés post traumático y desórdenes de pánico en aquellos niños cuando lleguen a la edad adulta.

Mito nº2: No es bueno coger al niño en brazos

No creo que pueda expresar mis opiniones mejor que lo que explica el reputado pediatra Carlos González sobre este tema:

Escuchando a Carlos González hablar del tema ves que lo que dice es de cajón: “malacostumbrar podría definirse como acostumbrar a un bebé a hacer algo malo o acostumbrarle a recibir un trato no adecuado”. Cogerlo en brazos no es malo ni un trato “no adecuado”.

Mito nº3: Si metes al niño en tu cama no te lo sacarás nunca

“No te metas al niño en la cama, porque si duerme contigo se acostumbrará y no querrá salir hasta que tenga 18 años” (todos conocemos casos de adultos con 30 años que todavía duermen con sus padres, ¿no?).

Pues bien, parece que es mentira. Tengo amigas que han practicado el colecho durante bastante tiempo (5, 6, 7 años) y llega un momento en el que el niño necesita su espacio y quiere dormir en su cama. Puedes leer más sobre este tema en el post  el método Bastida para dormir siempre con los niños.

Es normal y sano que el bebé y los niños pequeños quieran dormir con sus padres, ya que estos les ofrecen protección y seguridad. De hecho, la mayor parte de nuestra vida (si tenemos pareja) dormimos acompañados, ¿Porque les pedimos a los niños que duerman solos si no quieren?

Hace algún tiempo fui a una conferencia del pediatra Carlos González, Una de las cosas me gustó oír fue “Si el bebé y los papás están contentos durmiendo todos juntos en la cama perfecto, y si el bebé y los papás están contentos durmiendo cada uno en su cama, perfecto también”. Me gusta mucho este pensamiento tan respetuoso, tanto para los niños como para los padres. Escucha vuestras necesidades, las del niño y las tuyas, y actúa en consecuencia.

Colechar

Foto de Cascadian Farm, en Flickr

Como ves, el bebé no tiene porque dormir solo en la cuna, también es una opción dormir con papá y mamá en la cama.

En mi experiencia personal en este tema sólo pude hacer colecho hasta los 7 meses. Me hubiera gustado hacer más pero me supero un miedo irracional. Sabia que era muy, muy, muy poco probable que Emma saltara de la cama y se cayera al suelo dándose un mal golpe, pero cuando empezó a moverse mucho en la cama (ponerse de pie, gatear hasta el borde…) no podía quitarme esa imagen de la cabeza (a pesar de tener las protecciones adecuadas en nuestra cama). Así que probamos a ponerla en su cuna y para sorpresa nuestra (no fue una sorpresa agradable para mí) Emma estaba encantada en su cuna y parecía no echar de menos la cama de papá y mamá. Desde entonces cada uno duerme en su cama. Eso si, cada vez que se despierta y llora voy a su habitación, la cojo si lo necesita, y la ayudo a volverse a dormir (normalmente enganchada en la teta). Ahora que es más mayor (2 años) de vez en cuando nos pide ir a nuestra habitación a dormir, y no se lo negamos, aunque es ella misma la que antes de dormirse nos pide volver a su cama.

Mito nº4: Dale cereales antes de dormir, así dormirá del tirón

Hay varios estudios que demuestran que no hay evidencia de que los niños a los que se les da cereales antes de dormir aguanten más horas durmiendo. El tiempo que los bebés han estado en la barriga de su madre no ha sido suficiente para que su sistema nervioso central haya madurado completamente. Eso hace que no estén preparados para dormir toda la noche seguida. Están aprendiendo a dormir, poco a poco van incorporando nuevas fases de sueño y con el tiempo podrán dormir como un adulto. Mientras eso no ocurra, se irán despertando mucho, algunas veces porque tenga hambre, pero muchas otras para comprobar que mamá y papá están ahí cerca para protegerle.

Biberón

Foto de David Precious, en Flickr

Adicionalmente, esta práctica puede hacer que se introduzca la alimentación complementaria antes de lo recomendado y puede crear hábitos alimentarios poco saludables. A los adultos se les recomienda no hacer cenas demasiado copiosas por varias razones. Una es que por la noche no necesitamos un exceso de calorías, ya que la actividad que se realiza por la noche no es igual que por el día, y la otra es que una digestión pesada puede dificultar el sueño.

Creo que lo mejor es ser conscientes de que los bebés están programados para tener varios despertares nocturnos, es normal en los bebés. Esto ayudará a que no nos frustemos cada vez que se despiertan.

Seguro que hay más mitos entorno a la crianza por desmentir, te animo a que me ayudes a desmentirlos utilizando los comentarios. hazlo por el bien de los niños y de sus papás. Desmentir mitos… ¡A la mochila de mi peque!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s