El contacto de los niños con la naturaleza

Los que vivimos en la ciudad, a menudo nos quejamos de lo lejos que tenemos a los niños del contacto con la naturaleza. En realidad, no es necesario hacer grandes excursiones, si queremos que nuestros peques tengan contacto con la naturaleza. Seguro que podemos encontrar un sinfín de oportunidades naturales en nuestro barrio, ya sea un parque, un jardín, un huerto urbano, unas jardineras… Aunque vivamos en la ciudad, hay zonas que nos pueden dar la opción de ofrecer la oportunidad a los pequeños de conectar con la naturaleza en el día a día. En la hierba del parque hay insectos (hormigas, gusanos, caracoles…) hojas, flores, palitos… Podemos aprovechar estos recursos para que el niño investigue su entorno.

Castanyer de can cuc

Aún así, una excursión al campo, a la montaña o a la playa le ofrecerá a los pequeños una experiencia sensorial más completa. Oler, oír, sentir, tocar, probar… Por eso os animo a aprovechar el buen tiempo y los fines de semana libres para salir con los peques a observar y disfrutar del entorno natural.

Gracias a la observación, los niños aprenden muchas cosas sin necesidad que se las expliquen. Y es que cuando un niño está observando, no solo mira, está analizando lo que ocurre en su entorno para descubrir cosas nuevas.

El contacto de los peques y no tan peques con la naturaleza tiene numerosos beneficios para el desarrollo personal, no solo a nivel cognitivo sino también emocional. Según diversos estudios, los niños que están más conectados con la naturaleza, son niños más sanos, observadores, tienen mejor concentración, coordinación física, son más ágiles, más imaginativos, desarrollan más habilidades para entretenerse… En cambio los que tienen menos oportunidades de contacto con la naturaleza suelen sufrir más estrés, hiperactividad, depresión, obesidad…

Emma con los patos en la masía Can Coll

Creo que como padres, en la medida de lo posible, debemos favorecer la curiosidad, el espíritu investigador y fomentar el respeto por la naturaleza en nuestros hijos.

¿Cómo puedo hacerlo?

  • Prueba a ir más al parque y elegir aquellos que tienen zonas verdes donde los niños puedan descubrir libremente (subir a un árbol, observar insectos, jugar con la tierra, oler la hierba…)
  • Hacer un pequeño huerto urbano en la terraza o balcón de casa puede ser una buena idea para fomentar en el niño el amor por la naturaleza.
  • Cuidar de las plantas o de una mascota, puede ser otra manera de interaccionar con la naturaleza en el día a día.
  • Cuando tengáis tiempo libre, intenta planear más excursiones a la montaña, río, playa… También podéis aprovechar el buen tiempo para comer fuera de casa en plan picnic. No hace falta gastar dinero para disfrutar de la naturaleza.
  • Organiza visitas a alguna granja, viñedo, huerto, hípica… que haya por la zona. Si puedes ir con otras familias que tengan niños sería una buena opción ya que los niños podrían disfrutar del entorno en libertad con sus iguales y separarse de los padres en sus investigaciones.
  • Con Emma me he dado cuenta que a los peques les encanta hacer colecciones naturales: recoger piedras, conchas, palitos… Permite a tu peque que investigue y juegue con ello. Buscar un lugar en casa para sus colecciones puede ser una manera de tenerlas controladas si es algo que te preocupa.

lupa-imaginarium

  • Proporcionarle juguetes que fomenten la experimentación y la observación también puede ser una buena idea. Además de aumentar el abanico de juguetes no sexistas de tus hijos, le ofreces otros elementos de diversión. Una lupa, un bote para observar insectos, prismáticos pueden resultar un kit de imprescindibles para ir de excursión. Nosotros de momento tenemos una lupa explorador que compramos muy barata en la tienda Imaginarium. Nos la llevamos cuando vamos de excursión o incluso por la calle y Emma encantada de observar las filas de hormigas, flores, piedrecitas… con su lupa.
  • Deja que se ensucie. Los niños cuando investigan se van a manchar, pero eso es bueno. No le des tanta importancia a las cosas que no la tienen. Personalmente creo que es mejor que tire una piedra en un charco y el agua que le salpique le manche a que no se atreva a hacerlo porque se puede manchar. Cuando juegue con el barro experimentará sensaciones nuevas, frío, calor, texturas, olores… Evidentemente, si juega con el barro se manchara, pero nada que no pueda solucionarse con un poco de agua y jabón.

Actividad plantar lechugas

  • No lo sobreprotejas. Deja que investigue y experimente. Los niños experimentan sus propias posibilidades. Hacen equilibrios, corren, saltan,… Suelo escuchar a famílias que aconsejan a los hijos que no corran porque se pueden caer. Los niños tienen que descubrir sus propias posibilidades y ponerse a prueba para aprender. Si se cae, se levantará, es un aprendizaje.

Por todas los beneficios que te acabo de explicar, acercar a los niños a la naturaleza, ¡A la mochila de mi peque!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s