Mi segundo parto: Un parto inducido pero respetado

Mi segunda experiencia de parto respetado

En mi primer parto, pude tener una bonita experiencia de parto natural respetado, y para este segundo quería poder repetir. Quería un parto vaginal sin epidural, respetando la postura que yo eligiera, pudiendo beber agua, acompañada de mi marido en todo momento… Si sigues leyendo, te explico como fue mi segundo parto.

Mi segundo parto

En el primer embarazo, al ser un embarazo de riesgo por ser hipertensa, nos decantamos por el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona que es un hospital que está relativamente cerca de casa, con buena fama en pediatría, por si surgían complicaciones. En este segundo parto, también elegimos el mismo hospital, ya que la experiencia anterior en general fue muy satisfactoria.

hospital_sant_joan_de_deu

Con Emma, a pesar de ser hipertensa, tuve la tensión controlada en todo momento, y Emma nació cuando le apeteció, sin prisas y eligiendo ella el momento.

Con Elsa, mi segunda hija, no pudo ser así. Durante todo el embarazo he tenido la tensión bastante descontrolada. Hasta el último momento me estuvieron ajustado la dosis de la medicación, y llegué al final del embarazo con una dosis muy alta y unas tensiones también muy altas. La ginecóloga nos recomendó inducir el parto ya que en las últimas semanas había mucho riesgo tanto para mi como para mi peque, así que con mucha pena, asentí a inducir el parto en la semana 38 y 4 días.

Fue muy raro ir al hospital sin ningún dolor con la canastilla preparada para que llegara mi bebé. Pero también nos facilitó la organización familiar, ya que pudimos anticipar a Emma lo que pasaría, con quien se quedaría, y más o menos que pasaría los siguientes días.

Al igual que con Emma, no avisamos a nadie de que íbamos al hospital. No queríamos tener a familiares en la sala de espera y sobretodo, queríamos tener un buen rato de intimidad cuando Elsa naciera.

Cuando llegamos al hospital fuimos a urgencias, y allí después de controlar las constantes nos explicaron como iría el parto. No me pusieron oxitocina ya que es más agresivo. Me pusieron una pastilla vaginal para ir borrando el cuello del útero. Parece que esta técnica es más respetuosa para el bebé y más “natural” ya que no le empiezan a venir contracciones de golpe.

Después de ver como aceptaba el tratamiento me llevaron a la habitación y allí pudimos esperar unas cuatro horas hasta que me pusieron la segunda pastilla. En total me pusieron cuatro. No dilataba casi nada, así que me dijeron que me dejarían dormir y que al día siguiente por la mañana probaríamos la oxitocina.

Pero parece que Elsa lo oyó y no le gustó la idea. Y de madrugada empecé a tener contracciones no regulares. Lo comenté y subió la comadrona, pero como casi no tenía borrado el cuello del útero, todo parecía indicar que iría para largo. “Date una ducha, luego te subo una pelota”, es lo que me dijo la comadrona antes de irse.

Al poco rompí aguas y las enfermeras de planta me dijeron que ningún problema, que avisarían a la comadrona para que subiera. Cada vez eran más dolorosas las contracciones y llegué a plantearme que sería incapaz de parir sin epidural. A la media hora de empezar la primera contracción nació Elsa, en la habitación del hospital, y yo de rodillas en el suelo.

La comadrona no se lo creía, pase de 0 a 100 en menos de media hora. Era normal que sintiera tanto dolor, ya que estaba en el expulsivo, pero yo sin saberlo. Cuando Elsa nació me la pusieron en la espalda, la limpiaron y cuando me senté en la cama la pude coger.

elsa_recien_nacida

Para ser un parto inducido, creo que no pudo ser un mejor parto. Respetando la postura, con total libertad de movimiento y acompañada de mi pareja. Después, en una silla de ruedas, bajamos al paritorio para expulsar la placenta y darme un punto estético, ya que me desgarré un pelín porque Elsa salió del tirón. Nada de primero la cabeza y después el cuerpo, salió como un cohete.

Después la estancia en el hospital también fue lo que yo esperaba según recordaba de mi primer parto. La habitación tenía una pica, por lo que las curas y todo lo que le tenían que hacer a Elsa se lo hacían en la habitación. En ningún momento la perdimos de vista ni ella a nosotros.

mar_y_elsa_recien_nacida

Parto respetado, ¡A la mochila de mi peque!

¿Me cuentas cómo fue tu parto?

Anuncios

Un pensamiento en “Mi segundo parto: Un parto inducido pero respetado

  1. Hola:
    Me encuentro en la semana 41 y mi parto no llega. Es mi segundo hijo y de la niña tuve un parto natural en 9 horas… Me estoy volviendo loca pensando en la inducción y tu experiencia es la única que me ha hecho tener un poco de esperanza en que si tiene que ser inducido no tiene porque ser horrible. Gracias por contar tu experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s