Parto Respetado

Como esta semana se celebra la Semana Mundial por el Parto Respetado, voy a aprovechar para hablarte de este tema.

¿Qué es un parto respetado?

Para mi, un parto respetado es el que respeta a la mujer y a su bebé. Cada mujer y cada parto son diferentes, por tanto no se pueden tratar todos con un mismo protocolo. Uno en el que se estudie la intervención necesaria de medicación, cirugía o instrumental, no se aplique la misma por sistema. Uno en que los profesionales que intervienen den un trato humano a la madre y al bebé. Un parto en el que el bebé no es separado de su madre si no es por razones médicas importantes y en el que se favorece la lactancia materna desde el primer momento. En definitiva, todo lo contrario a algunos hospitales que parecen una “fábrica de extraer bebés”. Por suerte estos últimos años, muchos hospitales se están poniendo al día en este tema. A continuación os muestro un pequeño reportaje de RTVE que me ha parecido muy interesante. En el nos habla de como se atienden los partos en España.

Un ejemplo de parto no respetado

Hace unos meses vi el siguiente vídeo de un parto hospitalario “tradicional” (no puedo llamarlo antiguo porqué sigue ocurriendo). Yo, y mucha más gente de mi generación nacimos así, como se muestra en el vídeo. Ahora sabemos más que antes, ya no hay necesidad de seguir naciendo de esta manera tan poco respetuosa con la madre y el bebé.

En el vídeo la madre está en la sala de partos, acompañada sólo del medico y de la comadrona (ni su pareja ni ningún familiar) y la separan de su bebé justo cuando acaba de nacer. Es una pena es que todavía se sigan practicando partos de esta manera. Por suerte, cada vez son menos y cada vez hay más hospitales que ofrecen y respetan un plan de parto.

Recomendaciones de la Organización mundial de la Salud (OMS)

Para acabar me gustaría destacar algunas de las recomendaciones de la OMS para el parto, resumidas. Ya vereis que encajan bastante con el tema del parto respetado:

  • Para el bienestar de la nueva madre, un miembro elegido de su familia debe tener libre acceso durante el parto y todo el periodo postnatal. Además, el equipo sanitario también debe prestar apoyo emocional.
  • Las mujeres que dan a luz en una institución deben conservar su derecho a decidir sobre vestimenta (la suya y la del bebé), comida, destino de la placenta y otras prácticas culturalmente importantes.
  • El recién nacido sano debe permanecer con la madre siempre que sea posible. La observación del recién nacido sano no justifica la separación de su madre.
  • Debe recomendarse la lactancia inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos.
  • Algunos de los países con una menor mortalidad perinatal en el mundo tienen menos de un 10 % de cesáreas. No puede justificarse que ningún país tenga más de un 10-15 %.
  • No hay pruebas de que después de una cesárea previa sea necesaria una nueva cesárea. Después de una cesárea debe recomendarse normalmente un parto vaginal, siempre que sea posible una intervención quirúrgica de emergencia.
  • La ligadura de las trompas de Falopio no es una indicación de cesárea. Existen métodos más sencillos y seguros de esterilización tubárica.
  • No existe evidencia de que la monitorización fetal rutinaria tenga un efecto positivo sobre el resultado del embarazo. La monitorización fetal electrónica sólo debe efectuarse en casos cuidadosamente seleccionados por su alto riesgo de mortalidad perinatal, y en los partos inducidos. Se precisan más estudios sobre la selección de las mujeres que podrían beneficiarse de la monitorización fetal. Entre tanto, los servicios nacionales de salud deberían abstenerse de adquirir nuevos equipos.
  • Se recomienda controlar la frecuencia cardiaca fetal por auscultación durante la primera fase del parto, y con mayor frecuencia durante el expulsivo.
  • No está indicado rasurar el vello púbico o administrar un enema antes del parto.
  • No se recomienda colocar a la embarazada en posición dorsal de litotomía durante la dilatación y el expulsivo. Debe recomendarse caminar durante la dilatación, y cada mujer debe decidir libremente qué posición adoptar durante el expulsivo.
  • Debe protegerse el perineo siempre que sea posible. No está justificado el uso sistemático de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal).
  • La inducción del parto debe reservarse para indicaciones médicas específicas. Ninguna región debería tener más de un 10 % de inducciones.
  • Durante el expulsivo debe evitarse la administración rutinaria de analgésicos o anestésicos (salvo que se necesiten específicamente para corregir o prevenir alguna complicación).
  • No está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.
  • Se requieren más estudios para valorar cuál es el mínimo de ropa especial que deben llevar quienes atienden al parto o al recién nacido.

Estoy totalmente a favor de un parto respetado, de modo que… ¡A la mochila de mi peque!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s