Nido de ciencia

Hace poco os hablé de la importancia que tiene para los niños descubrir el mundo mediante la manipulación y la experimentación. Hoy os traigo un lugar ideal para ponerlo en práctica. Si vives cerca de Barcelona o pasas por allí, puedes ir al museu blau y dentro de él, encontrarás la sala niu de ciència (nido de ciencias).

Experimentamos con la lupa binocular

Es un espacio dónde los más pequeños (0 a 6 años) pueden disfrutar del descubrimiento de la naturaleza a través de la actividad espontánea y el juego. El objetivo del espacio es promover la ciencia desde una perspectiva de auto-descubrimiento y está abierto a familias y colegios.

Puedes disfrutar de esta actividad de forma gratuita, ya que para el niu no se necesita pagar la entrada del museu blau. Si quieres visitar el resto del museo, sí se necesita entrada, pero hay diferentes descuentos y si lo planificas con tiempo, el primer domingo de cada mes la entrada es libre.

Museu blau

Yo fui con Emma que, en el momento de escribir esto, tiene 2 años y con su prima de 6, y cada una a su nivel, disfrutó mucho de la experiencia.

Cada sesión del “niu de ciència” dura media hora, pero en función del interés del niño y de las visitas que hayan ese día, puede que te dejen disfrutar durante más tiempo. La entrada es con un adulto que debe acompañarle y ayudarle en su experimentación con los materiales naturales e instrumentos de la sala.

Experimentamos con lupas

Me pareció que el espacio estaba cuidado al detalle, con diferentes rincones de experimentación. Cuando yo lo visité (el museo va renovando y cambiando los materiales periódicamente) pudimos ver lo siguiente:

Un rincón de la playa, donde se podía experimentar con un cajón de arena de playa y diferentes elementos de playa: conchas, piedras, estrellas de mar, corales, caracolas…

Experimentamos con arena

Junto al cajón habían también varios tarros con arenas de diferentes playas, y algunas maderas con tiras de arena enganchada, donde los niños podían observar las diferencias en peso, grano, textura…

Elementos del mar

Al lado había una mesa donde podías encontrar animales marinos: corales, esponjas de mar…

Un rincón destinado al bosque, allí habían algunos móviles de madera y cañas, piezas de madera natural para hacer construcciones, piñas, piedras, troncos, bolsitas de olor…

Elementos del bosque

 

Experimentamos con piedras

El rincón de las semillas: varias tablas de madera con muchos tarros que contenían diferentes tipos de semillas, grandes y pequeñas.

Diferentes semillas

También había pinzas para coger las semillas de los tarros y lupas para poder observarlas con más detalle.

Experimentamos con semillas

El rincón de los animales estaba presente en diferentes formas. Una zona con diferentes pieles de animales, dónde se podía observar la diferencias del pelaje (color, tacto…).

Experimentamos con pieles

Otra zona para los huesos: cráneos, colmillos y cuernos de animales de diferentes tamaños.

Huesos

Otra mesa con radiografías de los esqueletos de diferentes animales y una mesa de luz para poder observarlos bien, y un cajón con huesos de diferentes tamaños.

Experimentamos con radiografias

En el rincón de los minerales habían diferentes minerales con los que Emma experimentó las diferencias de peso y textura entre unos y otros.

Experimentamos con minerales

En cada rincón que os he comentado, había un libro relacionado con el tema. Pero también había otro pequeño rincón destinado a la lectura. Una pequeña biblioteca de ciencias dentro del nido, para observar y aprender de una forma tranquila.

Biblioteca

Había también una mesa con un par de lupas binoculares, donde los pequeños podían observar algunos insectos (atrapados en metacrilato) que habían al lado, o llevar semillas para observarlas con más detalle.

Insectos

Me encantó la idea y el espacio, tanto que creo que voy a intentar reproducir alguno de los rincones en el colegio donde trabajo. Creo que es una forma estupenda para que los más pequeños descubran su entorno de manera libre y lúdica.

Los materiales que puedes encontrar allí, sin duda cumplen con el objetivo de provocar sensaciones, emociones y despertar en los más pequeños interés por descubrir la naturaleza, así que el nido de ciencia, ¡A la mochila de mi peque!

Anuncios

Un pensamiento en “Nido de ciencia

  1. Pingback: 12 planes para los días de lluvia | La mochila de mi peque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s